Siguiendo con nuestro ciclo de errores en redes sociales que iniciamos con nuestro post 15 errores que debes evitar en la gestión de las redes sociales de tu empresa o marca, hoy nos vamos a centrar en uno de ellos que es, quizás, el que peor imagen puede dar a tu empresa o marca: publicar contenido en redes sociales con errores de ortografía.

Las nuevas tecnologías tienen parte de culpa de la infinidad de errores de ortografía que cometemos cuando nos comunicamos. La otra parte de culpa la tenemos nosotros por dejar que esto ocurra. Desde el nacimiento de los SMS y el boom que tuvieron a principios del siglo XXI, nos hemos visto envueltos en una dinámica de comunicar empleando el menor número de caracteres. Los SMS empezaron por imponernos esta moda. Muchos años después vino Twitter y sus 140 caracteres y entonces todo cambió radicalmente.

A esta nueva forma de comunicar, suprimiendo palabras, se ha unido el hecho de que cometemos infinidad de errores de ortografía cuando escribimos. Parece que eso ya no importa y que no tenemos que prestar atención a estos errores de ortografía. Sin duda, todo lo contrario. La reputación de tu empresa o marca puede verse perjudicada y mal vista si, continuamente, comparte contenidos con errores de ortografía.

De esto venimos hoy a hablar en nuestro blog. De cómo tenemos que hacer un sobre esfuerzo para que el contenido que publiquemos sobre nuestra empresa o marca no contenga errores de ortografía que pueda perjudicar nuestra reputación de marca.

UN MITO: LA ORTOGRAFÍA NO ES IMPORTANTE EN REDES SOCIALES

Sin duda, este es un hecho que se ha viralizado entre marcas y empresas. Parece que lo importante es crear y crear y crear contenido. Da igual la forma en la que lo hagamos. Ni siquiera nos resulta ya importante prestar atención a los signos de puntuación, a los errores sintácticos ni mucho menos a los errores de ortografía. ¿Que más nos da que pongamos “a ver” en lugar de “haber”? Pues sí, importa y mucho. Al fin y al cabo, estamos mostrando nuestra empresa o marca en un mundo digital globalizado. Estas pequeñas cosas pueden perjudicar mucho nuestra imagen de marca.

Durante muchos posts hemos hablado sobre lo exigentes que se están convirtiendo los usuarios en redes sociales. Y no es para menos. Consumen mucha información y contenidos. Por tanto, quieren que ese contenido, además de ser de calidad, esté bien escrito y expresado. Sin ir más lejos, tu propia comunidad de seguidores o la de tu empresa o marca puede que no te perdonen las faltas de ortografía. Quizás un pequeño error pase desapercibido. Pero, al final, esto es como una bola de nieve. Conforme desciende por la montaña se va haciendo más grande. Igual ocurre con los errores de ortografía. Uno no importa si conseguimos que esos errores de ortografía no vayan más allá.

LA NUEVA COMUNICACIÓN HA FOMENTADO LA PROLIFERACIÓN DE LOS ERRORES DE ORTOGRAFÍA

Esto es un hecho. Hoy día, nos relacionamos mucho con otras personas a través de una pantalla. Da igual si una pantalla grande o pequeña. Pero el hecho es que esta forma de comunicarse ha hecho que los errores de ortografía sean cada vez más usados. No es culpa de redes sociales ni mucho menos. Es verdad que en las redes sociales encontramos muchos de los errores de ortografía. Pero no toda la culpa la tienen las redes. Es culpa de los humanos.

Y, ¿por qué esta proliferación? Como hemos comentado, nos relacionamos a través de una pantalla. Nuestro ojo ve, continuamente, errores de ortografía en la información que comparten nuestros amigos, conocidos o empresas. Al final, estos errores de ortografía quedan grabados en nuestra retina (memoria visual). Si nuestra base no está bien afianzada, el error se va propagando de unos a otros. Por ello, es necesario que, entre todos, hagamos ese sobre esfuerzo e intentemos cuidar y mucho la información y contenido que compartimos. De esta forma, contribuiremos a que se reduzcan los errores de ortografía.

Ya no solo es el hecho de que nos perjudique como empresa o marca. Es el hecho de contribuir a que, quien te lea, lo haga sabiendo que el contenido no tiene errores de ortografía.

15 ERRORES DE ORTOGRAFÍA MÁS COMUNES EN REDES SOCIALES SEGÚN CUADERNOS RUBIO

Cuadernos Rubio publicó en su blog hace algún tiempo los errores de ortografía que más se comenten en las redes sociales. No hemos podido dejar de recogerlos para que los tengáis en cuenta.

  1. Falta de uso de las tildes. Sin duda, es uno de los errores más habituales. Parece que ya nos hemos olvidado de lo importante que es utilizar tildes. Las tildes cambian la expresión que una frase puede tener. Es muy importante a la hora de vender porque podríamos meternos en algún que otro problemilla.
  2. ¿A ver o haber? No nos aclaramos ni con su significado ni con su uso. Este tipo de palabras se llaman homófonas (que se pronuncian igual).
  3. No usamos los signos de puntuación. Para qué existen si no los usamos. Por ejemplo, con frases, aparentemente interminables, pero que se podrían dividir con los signos de puntuación. A nosotros nos gusta mucho que nuestro contenido esté perfectamente delimitado con sus correspondientes signos de puntuación. Te animo a que lo hagas tú también.
  4. ¡No soportamos que no utilices la letra h! Pobre letra… ya casi nadie se acuerda de ella. A pesar de que es una letra muda, no podemos olvidarla. Esto ocurre mucho por escribir tal y como hablamos. Un error garrafal. ¿No os acordáis cuando nos enseñaron la diferencia entre hola (saludo) y ola (de mar)? Pues igual ocurre con muchas otras palabras.
  5. Abuso de mayúsculas. Cuadernos Rubio nos recomienda que utilicemos mayúsculas si queremos hacer énfasis en algún mensaje. Recuerda que es considerado en el mundo digital como si estuvieses hablando a gritos. Eso sí, recuerda que los nombres propios y los inicios de frase sí que van con mayúsculas.
  6. Horroroso utilizar la k en lugar de la c. Es un hábito mal adquirido y es de los que hemos heredado de los antiguos SMS. Todo un reto acabar con su mal uso.
  7. De la mano del error anterior, otro reto es el uso de las elles y las y griegas. ¿Por qué sustituir una por la otra y viceversa? Nuestro idioma es tan rico por todas estas diferencias. No lo estropeemos por favor. Tampoco ahorramos tanto tiempo poniendo y griega en lugar de elle, ¿no?
  8. ¡Ay!, ahí y hay. Todo lo demás no existe. ¿Qué uso tiene? Hay es el presente de indicativo del verbo haber. Ahí es un adverbio y corresponde a un lugar. Por último, ay es una interjección que expresa dolor, emoción y suele ir entre signos de exclamación. ¿Verdad que no cuesta tanto prestar un poco de atención a su uso?
  9. Uso del verbo «haber». Si utilizamos este verbo antes de cada participio siempre lleva h, por ejemplo «ha hecho» o «ha comido», pero la ‘a’ irá sola cuando funcione como una preposición, por ejemplo «se va a su casa» y no «se va ha su casa».
  10. Había es un verbo impersonal. Y habían solo lo podremos utilizar como verbo auxiliar a un participio. SÍ: Había tres sacos de patatas. NO: Habían tres sacos de patatas / SÍ: Ellos habían conseguido hacer los deberes a tiempo.
  11. Otro de los errores estrella es utilizar el infinitivo como imperativo. Por ejemplo, ¡cerrar la puerta! En lugar de ¡cerrad la puerta! que es lo correcto.
  12. ¿Y el verbo hacer? Aunque no nos guste siempre va con c. Ni con s ni con z. Esto también viene derivado de la forma de hablar de algunas zonas de España y lo escribimos tal y como lo pronunciamos.
  13. Hechar de menos no existe. Lo correcto es echar de menos.
  14. «Espectacular» y no «expectacular» como muchos cibernautas teclean.
  15. Omisión de los signos de interrogación y exclamación de apertura. En las redes sociales se suele escribir «Cómo te he echado de menos!», en lugar de «¡Cómo te he echado de menos!»

La mejor recomendación, que podemos hacer para mejorar estos errores, es la lectura. Aun así, no está demás recurrir a sitios web como la RAE o Cuadernos Rubio para cerciorarnos de que lo que escribimos está bien escrito.

CONCLUSIÓN

¿Y tanto cuesta escribir bien? Lo cierto es que no. Sin embargo, todo lo hacemos a prisa y corriendo. Queremos ser los primeros en compartir un tweet o una noticia. Queremos compartir todo lo que hacemos en vivo y en directo. No importa como lo escribamos mientras que lo escribamos. Hacer las cosas bien, sin embargo, nos puede llevar algo más de tiempo. Ahí radica el germen de esta proliferación de los errores de ortografía.

Por ello, para evitar esto y mejorar con el paso del tiempo, las empresas y marcas debemos de hacer un ejercicio de aprendizaje y mejora en este campo. De esta forma, no solo conseguiremos una buena reputación con lo que compartimos, si no que ayudamos a que las generaciones presentes mejoren la calidad de lo que escriben.

Vale la pena, también, resaltar que los errores de ortografía pueden causar una mala reputación a empresas y marcas ya que los usuarios pueden percibir una mala imagen de marca. Así que ha llegado el momento de ponerse la pilas y dejar atrás las miles de excusas que ponemos a todo. Es muy sencillo, o lo haces tú o que te lo hagan otros. En Kaktus Estudio Integral lo podemos hacer por ti y tu empresa o marca. Tú eliges.