Muchos y muchas de vosotros y vosotras no sabéis que el pasado 12 de septiembre se aprobó en el Parlamento Europeo la nueva ley de copyright. Aunque el texto aún no es el definitivo, quedan muchas horas por delante para terminar de perfilarlo, ya se conocen muchos de los artículos que recogerán y que están causando verdadero estupor en la red. Concretamente, los artículos 11 y 13. El primero hace referencia a los derechos de autor de periodistas y creadores y, el segundo, hace referencia al contenido que suben los usuarios a las redes. Es decir, el primero prohíbe el libre enlace hacia otros contenidos o el uso de extractos de los mismos y, el segundo establece la necesidad de que existan filtros de censura en la subida de contenidos para detectar derechos de autor en los mismos.

Ambos artículos, cambiarán internet tal y como lo conocemos hasta el momento. Por eso, es muy importante que conozcáis las limitaciones de la ley para no incurrir en ilegalidades. Dichos artículos, según juristas y europarlamentarios, pone en riesgo la libertad de expresión y de acceso a la información.

ARTÍCULO 11: OJO CON LO QUE COMPARTIMOS

Este es uno de los artículos de esta nueva ley de copyright que más detractores de internet está teniendo. En él, se supone, que se recoge los derechos de autor en internet. Entre otras medidas, esta regulación establece que los medios de comunicación puedan cobrar una tasa a los agregadores de noticias por enlazar sus contenidos. O lo que es lo mismo, recordar lo que en España se intentó hacer con la llamada tasa Google y que supuso el cierre de Google News.

Este artículo, contempla que estos agregadores de noticias (o cualquier usuario que comparta una noticia) tengan que pagar una tasa de enlace por compartir ese contenido. ¿Sorprendidos? Estáis leyendo bien, imponer un impuesto por compartir una noticia en internet. Sin duda es un verdadero retroceso. Obviamente, a nivel de usuario no van a exigir pagar esta tasa, pero sí que existirían mecanismos para impedir que un usuario compartiese contenido con derechos de autor.

Veamos esto con un ejemplo: últimamente, nos encanta ver los memes que circulan por internet cuando ocurre una situación divertida o ridícula con un personaje público o conocido. En cuestión de segundos, la red se inunda de estos memes. ¿Os imagináis que esto no se pudiese hacer? Pues con esta nueva ley de copyright ya no se puede porque, por ejemplo, se utiliza un extracto de una película, un anuncio o una foto de un periódico. Este contenido tiene derechos de autor y, por consiguiente, sería ilegal crear ese contenido divertido y compartirlo en la red. RIP por todos los memes divertidos que se hacen con los Simpsons.

Pero es que esta ley de copyright va más allá y podría impedirnos que subiésemos a la red una selfie nuestro en un teatro, museo, partido de fútbol, carrera… por considerar que se están vulnerando los derechos de emisión de ese acontecimiento o evento. ¿Sorprendidos al cuadrado verdad? Pues la cosa no queda ahí.

ARTÍCULO 13: LA MADRE DE TODAS LAS LOCURAS

Si el artículo 11 te ha resultado una locura, el artículo 13 que recoge esta ley es la madre de todas las locuras. Ya no sabemos si lo que intentan es hacer una ley de copyright o una auténtica ley de censura. Y decimos esto porque la nueva legislación obligará a las grandes empresas de internet como podrían ser las redes sociales a fijar mecanismos previos de censura de los contenidos antes de publicarlos. Es el conocido filtro de censura. Si, si, CENSURA.

De esta forma y haciendo uso de este filtro, se garantiza que no se publique contenido que tenga derechos de autor. Es un sistema preventivo (o así lo llaman) para evitar, mediante un algoritmo, que esto ocurriese. ¡Ojo! Que esto tiene carácter retroactivo o al menos de momento. Esto significa que los contenidos que tengamos publicados que no cumplan esta censura serán eliminados. Y la gran pregunta es, ¿qué se considera copiado, imitado u original? Estos algoritmos tendrán una difícil tarea de determinar qué contenido se considera con derechos de autor y cual no… Es algo que tendremos que ver cómo funciona antes de opinar, pero se nos antoja complicado por no decir que imposible.

Y… ¿quién paga todo esto? Seguramente todos nosotros, usuarios de internet.

CONCLUSIÓN

Sin duda, esta ley nos deja perplejos. Si algo bueno tenía internet es que nos permitía encontrar mucha información en poco tiempo y, más aún, compartir nuestra propia información y nuestros propios contenidos. Sin duda, esta reforma legislativa supone un auténtico atentado contra la libertad de la red, a su carácter abierto y a su pluralidad

Vinton Cerf y Tim Berners-Lee, considerados los padres de Internet y de la World Wide Web respectivamente, también se posicionaron: encabezaron una larga lista de expertos que consideran que el artículo 13, en particular, suponía un paso sin precedentes hacia la transformación de internet de una plataforma abierta para compartir e innovar a una herramienta para la vigilancia automatizada y el control de sus usuarios.

Esto no ha hecho nada más que empezar. Es un terreno desconocido por todos. No sabemos las consecuencias catastróficas reales que supondrá la aplicación de esta legislación. Sin duda, esperamos que existan cambios antes de la aplicación definitiva de esta nueva legislación europea.