La importancia de marcar objetivos en redes sociales

//La importancia de marcar objetivos en redes sociales

La pasada semana os damos pinceladas acerca de los errores más comunes que cometemos a la hora de gestionar las redes sociales de nuestra empresa o marca. Con ese punto de partida en mente, en las siguientes semanas vamos a intentar plasmar qué podemos hacer para no cometer esos errores. Tenemos que tener claro que estos errores pueden repercutir de forma muy negativa en lareputación online de nuestra empresa o marca.

Como casi todo en la vida, lo primero que hay que hacer a la hora de iniciar una actividad es plantearnos qué queremos conseguir. En el caso de las redes sociales esta pregunta es mucho más importante. ¿Qué pretendemos conseguir? ¿Qué vamos a hacer para conseguirlo? ¿Con qué recursos cuento para conseguirlo? ¿Cómo sé el resultado alcanzado?

Por ello, en este post vamos a empezar hablando de lo primero. Hoy hablamos de los objetivos que nos marcamos en la gestión de nuestras redes sociales.

LAS REDES SOCIALES NOS DAN Y NOS QUITAN

Las redes sociales son un ecosistema muy amplio y versátil, que nos ofrece grandes posibilidades, pero también genera muchos riesgos. Las redes sociales son el instrumento perfecto para difundir contenido, comunicarse con potenciales clientes o clientes y escuchar qué dicen de nuestra empresa. Generan riesgos porque una mala gestión nos hace ofrecer una imagen que no se corresponde con la realidad. Esto va a generar que los usuarios perciban nuestra empresa o marca de manera que entiendan que ofrecemos productos o servicios de baja calidad. Hacemos siempre mucho hincapié en que los usuarios, en el entorno digital, sobre todo, son muy exigentes. Apenas nos van a dar una oportunidad. Si no sabemos aprovecharla es muy probable que no se interesen nunca por nosotros puesto que, al final, van a encontrar los mismos productos o servicios en empresas competidoras. De ahí cuando hablamos de riesgo.

Sin embargo, también las redes sociales nos abren un abanico de posibilidades y oportunidades que tenemos que aprovechar para sacar el máximo rendimiento de esta gestión. Estad atentos a esto es una tarea poco fructífera pero que, a la larga, vamos a ver los beneficios que podemos conseguir. Cuando estamos gestionando una red social, nos encontramos que el contenido que publicamos no genera interés en la comunidad y apenas conseguimos que interaccionen los usuarios. Esto origina que, en muchos casos, desestimemos seguir gestionándolas puesto que no vemos los beneficios a corto plazo.

En este punto es donde entran a jugar los objetivos. Estableciendo los objetivos, vamos a poder reorientar nuestra estrategia hasta conseguir que nuestras publicaciones generen engagement ya que nuestra comunidad va a estar cada vez más interesada y nos va a recomendar más.

LOS OBJETIVOS EN REDES SOCIALES

Aunque parezca lógico y de sentido común, el primer paso es preguntarnos ¿Qué quiero conseguir? No hacerlo, es un error grave que debemos evitar a toda costa. Solo si establecemos objetivos, podremos medir los resultados de nuestras acciones. Además, analizar dichos resultados y saber si hemos conseguido o no alcanzar estos objetivos.

Cuando hablamos de un objetivo, nos referimos a una meta que queremos alcanzar. Por ejemplo, un objetivo podría ser conseguir 100 seguidores nuevos en Instagram. Este objetivo, lo podemos conseguir de muchas formas posibles. Sería entonces cosa de nuestra creatividad y gestión la que tendría que conseguir alcanzar ese objetivo. En definitiva, un objetivo es un resultado concreto, medible y alcanzable que deseamos conseguir mediante una estrategia determinada.

Tenemos que tener claro que un objetivo no puede ser demasiado genérico o vago. No podemos hablar, por ejemplo, de que queremos crecer en número de seguidores porque sería muy genérico y daría igual trabajar mucho para conseguir un seguidor que para conseguir 1000. En cualquiera de los dos casos habríamos alcanzado el objetivo.

Siempre que deseemos un objetivo, tenemos que buscar las métricas o KPI que medirán el grado de cumplimiento del objetivo. Este tema lo trataremos más adelante.

EL SISTEMA SMART

El sistema SMART es un estándar que nos permite definir los objetivos en redes sociales en cinco dimensiones: específico, medible, alcanzable, realista y acotado en el tiempo. De esta forma, los objetivos en redes sociales van a ser manejables y medibles siguiendo estas recomendaciones. Este sistema sigue unas siglas en inglés para que los objetivos siempre cumplan los siguientes requisitos:

S (Specific) – Específico

Un objetivo tiene que ser específico, es decir, concreto, claro y conciso. No debe ser ambiguo ni tampoco dar lugar a confusión. De este modo todo estará más claro y no habrá dudas sobre su consecución una vez hechas las mediciones. Ejemplo de objetivos específicos podrían ser:

  • Aumentar el número de visitas a la web. Uno de los principales objetivos en redes sociales que pretendemos siempre es terminar derivando tráfico a la web para que se registren o realicen una compra los usuarios. Como podemos ver, este objetivo es demasiado genérico y no cumple con la recomendación de lo específico que debe ser. Para este caso, hablaríamos de aumentar el número de visitas a nuestro sitio web en un 50 %, de 3.000 a 4.500, en los próximos 3 meses.
  • Otro ejemplo podría ser aumentar el número de fans de nuestra página de empresa de Facebook. En nuestra terrible obsesión de querer conseguir seguidores y más seguidores está la de aumentar los fans en Facebook. Al igual que en el caso anterior, nos encontramos ante un objetivo poco específico. Para hacerlo más concreto, tendríamos que definirlo como: conseguir 100 seguidores más al mes en el siguiente año.

M (Measurable) – Medible

Un objetivo tiene que ser medible. Toda meta que se fije debemos tener la posibilidad de poder medirla de forma cuantitativa. Lo ideal es cuantificar el objetivo específico y, si es un objetivo cualitativo, definirlo de manera que podamos medirlo. Como ejemplos de objetivos medibles nos encontramos:

  • Conseguir que nuestros clientes realicen más pedidos al año. Con este objetivo nos fijamos que el número de pedidos que realicen nuestros clientes al año aumente. ¿Aumente cuánto? Debemos de ser más concretos y decir que el número de pedidos por cliente y año pase a ser 2,2 pedidos sabiendo que en el último año ha sido de 2 pedidos. El objetivo, podemos medirlo ya que, pasado el tiempo, sabremos si se ha alcanzado o no el objetivo.
  • Queremos que nuestros pedidos al mes sean más de 100. Podremos medir este objetivo ya que cada mes sabremos el número de pedidos que se realizan y compararlo de forma cuantitativa con lo establecido como meta.

A (Attainable) – Alcanzable

Un objetivo tiene que ser alcanzable. Este aspecto es muy importante. En la mayoría de los casos fantaseamos mucho con lo que queremos conseguir. Debemos evitar esto porque en muchos casos no tendríamos los recursos suficientes para llevarlo a cabo ni los medios adecuados. Por tanto, cuando pensemos en un objetivo, debemos de ser más comedidos. Y, aun no siendo del todo conservador, establecer algo que de verdad se pueda conseguir. Un ejemplo de algo que no podemos conseguir sería: aumentar nuestra comunidad hasta alcanzar los 50.000 fans en Facebook en el próximo mes. Esto no sería alcanzable si partimos de una comunidad actual de apenas 500 seguidores.

R (Realistic) – Realista

Un objetivo tiene que ser realista. Al hilo de la recomendación anterior, debemos de ser lo suficientemente realistas para establecer objetivos y no pecar de demasiado ambiciosos si ya de partida sabemos que sería imposible alcanzarlo. Además, hay que tener en cuenta también los recursos disponibles para saber si es posible conseguir cumplir esos objetivos. Por ejemplo, si definimos como objetivo aumentar las ventas de un producto X en un 50% pero realmente sería imposible ya que no disponemos de stock para ello. Vemos un claro ejemplo de establecer un objetivo no realista.

T (Time) – Tiempo

Un objetivo tiene que estar acotado en el tiempo. El grado de éxito o fracaso de un objetivo debemos de establecerlo en un tiempo determinado. No nos vale decir que queremos conseguir algo durante la vida de la empresa. No, tenemos que acotarlo claramente para poder medir y ajustar nuestra estrategia. Un ejemplo podría ser el siguiente: incrementar el tráfico de nuestra web en un 20%. Como podemos ver tendríamos un objetivo específico, medible, alcanzable que puede ser realista, pero, ¿qué plazo establecemos para saber si se completa o no? Aquí es donde debemos de emplear esta recomendación temporal. Entonces, hablaríamos de incrementar el tráfico de nuestra web en un 20% en los próximos 3 meses. Acotamos el objetivo para ver el grado de cumplimiento pasados esos 3 meses.

Una vez que tenemos clara la importancia de establecer objetivo y de la forma de definirlos para que de verdad podamos medir y mejorar, vamos a definir algunos tipos de objetivos que podemos utilizar en nuestra empresa o marca.

TIPOS DE OBJETIVOS

Cuando hablamos de objetivos, se nos pasan por la cabeza muchos de ellos. Sobre todo, pensamos en objetivos como aumentar nuestra comunidad, aumentar las interacciones, aumentar el tráfico web, conseguir más ventas, mejorar el pedido medio… Al fin y al cabo, estaríamos hablando de objetivos que podríamos englobar en dos subconjuntos claramente definidos: los objetivos de marca y los objetivos de respuesta directa.

OBJETIVOS DE MARCA

Con estos objetivos lo que pretendemos es darnos a conocer. Queremos que nuestro público objetivo o target conozcan de nuestra existencia y que nos tengan en cuenta cuando necesiten alguno de nuestros productos o quieran solicitar alguno de nuestros servicios. Estos objetivos, principalmente se marcan al comienzo da la andadura de nuestra marca o empresa ya que los usuarios no nos conocen. Aunque también, durante todo el transcurso de nuestra existencia también son muy válidos ya que, constantemente, debemos conseguir más clientes o fidelizar a los que ya tenemos. Por tanto, objetivos de este tipo casi siempre vamos a tener definidos.

Con los objetivos de marca, pretendemos llegar a un máximo de consumidores posibles. Se trata de impactar y a cuanta más gente mejor. Dentro de este tipo de objetivos podemos considerar:

  • Dar a conocer nuestra marca. En este caso lo que pretendemos es dar a conocer o reforzar una marca, producto o servicio. Queremos lograr un número suficiente de impactos con el objetivo de que los consumidores nos recuerden y nos tengan en mente en el momento de tomar una decisión de consumo donde podamos aportar una alternativa. En definitiva, es una estrategia de Branding.
  • Generar visitas o tráfico a la web. Es muy interesante prestar atención a este tipo de objetivos. Nosotros, consideramos que toda nuestra estrategia debe de girar en torno a la web. Todo lo que hagamos, de una u otra forma, tiene que terminar derivando a los usuarios a la web o tienda online de nuestra empresa o marca. En este caso, nos va a interesar impactar mucho, pero de forma que estos impactos se alcancen en nuestro público objetivo que es más probable que visite nuestra web.

Por último, este tipo de objetivos son muy comunes para dirigirlos hacia grandes masas de consumidores.

OBJETIVOS DE RESPUESTA DIRECTA

Hablamos de este tipo de objetivos para referirnos a aquellos en los que buscamos que los consumidores realicen una acción concreta en nuestra web. Con esta acción, pretendemos conseguir un beneficio como podría ser una venta o una solicitud de información. Nos referimos a las transacciones y a la generación de leads.

En estos objetivos, buscamos consumidores con mayor grado de afinidad hacia nuestra empresa o marca. Consumidores más afines a nuestro público objetivo definido. De cualquier otra forma, un público no afín a la marca o empresa no va a cumplir lo que deseamos para alcanzar un objetivo de esta tipología.

Dentro de este grupo de objetivos, podemos definir, además, dos subconjuntos:

  • Objetivos que tengan en cuenta transacciones o compras. Con este tipo de objetivos, buscamos acciones que terminen con el consumidor realizando una compra es nuestra tienda online o adquiriendo cualquier de nuestros servicios.
  • Objetivos que tengan en cuenta la generación de leads. Con esta generación de leads, pretendemos captar la información de consumidores que, probablemente en un futuro próximo, puedan adquirir alguno de nuestros productos o solicitarnos algún servicio. Por tanto, queremos recoger su información de contacto para crear nuestra propia base de datos de forma que, posteriormente, podamos comunicarnos con ellos.

Para alcanzar este tipo de objetivos, ya no solo basta con tener un número enorme de impactos entre potenciales consumidores. Ahora nos interesa mucho más impactar con consumidores más afines, aquellos que realmente están interesados en nosotros.

¿ÉXITO O FRACASO?

Antes de terminar, queremos dejaros unas pinceladas sobre posibles métricas que podemos utilizar para medir nuestros objetivos en redes sociales. Aunque hablaremos de ellas próximamente en más profundidad, queremos que os vayan sonando para que os vayáis familiarizando con ellas. Algunas de estas métricas o KPI son:

  • Impresiones. Nos permiten medir cuántas veces estamos apareciendo en el timeline de nuestros usuarios (en su muro).
  • Alcance. Datos del número de personas que han visto una determinada publicación. Se diferencia del anterior en que cuenta usuarios únicos.
  • Interacciones. Se pueden medir de muchas formas dependiendo de lo que queramos conseguir y de la red social: me gustas, compartir, comentarios…
  • Engagement. Medida que nos indica el nivel de implicación de los usuarios. Cuanto más engagement tengamos mucho mejor ya que significará que nuestra comunidad es muy afín a nosotros.
  • Menciones de marca (Share of voice). Indicativo de cuánto de relevante eres y si se está hablando de tu empresa o marca.
  • Fans o seguidores. Cantidad de personas que te siguen en las redes sociales.
  • Tráfico web. Nuestra estrategia estará basada principalmente en dirigir tráfico a la web. Por tanto, este KPI nos sirve para comprobar cómo es este tráfico.
  • Otras métricas que veremos en las sucesivas semanas.

CONCLUSIÓN

Hablando de objetivos, el principal objetivo que pretendemos con este post es que, cuando termines, seas consciente de lo importante que es establecer unos objetivos en redes sociales cuando vamos a gestionar las mismas. Mediante esta definición, vamos a establecer un punto de partida actual y una meta en un futuro próximo. Solo de esta forma vamos a conseguir crecer y avanzar. De cualquier otra forma, no estaríamos alcanzando el éxito esperado. Tampoco sabríamos por qué ya que estaríamos muy dispersos y, en definitiva, seguiríamos reduciendo nuestros beneficios.

Si quieres hacer las cosas bien a partir de este momento, nosotros podemos ayudarte. Tienes disponible para ti una consultoría totalmente gratuita de 30 minutos donde podremos hablar contigo y saber el estado en el que te encuentras y cómo podrías reconducir tu estrategia. Es el momento de coger las riendas de verdad de tu empresa. Estaremos encantado de hablar contigo y atenderte. Seguro que juntos podemos conseguir que tu empresa crezca gracias al uso de las redes sociales.

Por | 2018-07-23T13:08:57+00:00 16/07/2018|Marketing Digital|Sin comentarios

Deja tu comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

  • Responsable: María José Muñoz Montero
  • Finalidad de los datos: Contacto para responder a su consulta. Envío de boletines, publicidad y promociones.
  • Legitimación: Tu consentimiento expreso mediante la casilla de aceptación de la política de privacidad.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Don Dominio (proveedor de hosting de Kaktus Estudio Integral) dentro de la Unión Europea. Ver política de privacidad de Don Dominio (https://www.dondominio.com/legal/55/politica-de-privacidad/).
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
  • Contacto: info@kaktusestudiointegral.com.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

kaktus_imagen-3

¿Quieres conseguir la guía definitiva sobre email marketing?

Suscríbete a nuestra newsletter y consíguela. Accede a contenidos exclusivos y promociones para nuestros suscriptores.

¡Ya estamos casi conectados! Revisa la bandeja de entrada de tu cuenta de correo electrónico para continuar con la suscripción.