Posicionamiento SEO parte II. El contenido es el rey

Seguimos descubriéndoos la importancia que tiene el posicionamiento SEO en la estrategia online de vuestra empresa. Hoy nos vamos a centrar en un aspecto importante del que todo huimos cuando se nos presenta la oportunidad. El contenido y, por consiguiente, la tarea de crear contenido. Y es que, señores, el contenido es el rey. Nuestro querido Google lo tiene muy en cuenta para posicionar una página web.

Hay que tener en cuenta que no es crear contenido y contenido sin sentido, que no aporte nada a los usuarios y que no sea original y relevante.

Sin duda, es la mejor forma de publicitarnos ofreciendo nuestra experiencia, conocimientos y opiniones a los demás. Los usuarios nos percibirán nuestra web como un lugar de encuentro para obtener información, leer historias o, simplemente pasar el rato entretenido.

Pero vamos a ir poco a poco. Sin prisas pero sin pausas. Queremos que al final de este post tengáis claro por qué es tan importante crear y ofrecer contenido a los usuarios y os pongáis manos a la obra.

¿Qué vais a conseguir?

  • Ofrecer contenido de valor a la audiencia de internet que no es pequeña.
  • Generar interés en vuestra marca o empresa.
  • Hacer branding.
  • Mejorar el posicionamiento de la empresa en internet.

 

Contenido para transmitir

Hoy en día, los usuarios de internet en general y de las redes sociales en particular utilizan la red antes de adquirir un producto o servicio. Nos gusta informarnos y conocer las opiniones de otros usuarios antes de comprar.

Con el contenido de una web lo que queremos es captar la atención de los usuarios. Para que en ese momento o en el futuro adquieran alguno de nuestros productos o servicios.

Imaginamos el siguiente ejemplo. Necesitamos contratar a un fontanero para realizar una serie de arreglos en una casa que acabamos de comprar. Lo primero que hacemos es ir a internet y empezamos a buscar fontaneros. Consultamos varias web de profesionales. Algunas de ellas con contenido desfasado o estático y poco relevante. Pero nos encontramos una de un profesional donde, en su blog, nos da recomendaciones, consejos, información… Nos hace que lo percibamos como un buen profesional. Y con esto no queremos decir que el resto no sean profesionales. Simplemente decimos que no son capaces de ofrecer algo más y que nuestra percepción sea otra.

Sin duda, al final el fontanero que nos ofrece algo más (contenido de valor) que simplemente sus servicios, hará que consiga más consultas que el resto. Ha trabajado en transmitir su experiencia y profesionalidad a través del contenido. Ha sido capaz de que lo percibamos como el fontanero que estamos necesitando para nuestra casa.

Y ahora, paramos un momento. Pensad por un momento en la cantidad de cosas que podéis contar a vuestros posibles cliente, ¿verdad? Algún que otro consejo o buenas prácticas. ¿Una receta quizás? Seguid pensando y continuamos.

 

Qué contenido para transmitir

Con el ejemplo anterior del fontanero mostramos que cualquiera de nosotros en cualquier sector tiene mucho que ofrecer a la comunidad de internet. Nuestra experiencia, nuestros conocimientos pueden ser de utilidad para un sector de consumidores en internet. Pero ¡ojo!, vamos a crear contenido original, contrastado y relevante. En cualquier otro caso podrá ser perjudicial más que beneficioso.

En este momento es cuando estamos pensando que la cosa se complica. Pensar en lo que vamos a transmitir y en cómo lo vamos a hacer es la tarea más compleja. Es por ello que tenemos que tomarnos nuestro tiempo. No vamos a pasar del nada al todo en un momento. Es una tarea progresiva y tenemos que habituarnos.

Lo primero de todo es recopilar información y contrastarla. El usuario quiere contenido sí, pero que sea cierto, relevante y que le sirva para algo. Aunque puede resultar una tarea imposible y que os va a generar muchos esfuerzo y en la que vais a invertir mucho tiempo, esto no es así. Al final con un poco de hábito y metodología se nos va a hacer más llevadera.

¿Quién pensaba que vender en internet era solo poner la web o la tienda online? Esto es la realidad y hay que trabajarla. Pero es un reto que tenemos que conseguir. Hay que trabajar poco a poco la estrategia y generar interés y esto nos llevará a generar ventas. Lo contrario es solo cuestión de azar. Si no trabajamos en esto, seremos uno más en el universo de la red. No conseguiremos aumentar las ventas y que nos conozcan. Seremos uno más de los que se quejan que una web no sirve para nada y que internet es un “estafa” para las empresas. Amigos míos esto es el presente-futuro que nos espera y al que tenemos que unirnos nos guste o no.

Mejor lo vemos con un ejemplo. Recientemente una clienta nuestra está a punto de lanzar su tienda online de venta de productos de ropa para mujeres. Ha definido su público perfectamente y el tipo de producto que más acorde para su público. Tiene claro que para vender hay que trabajarse a las clientas y mucho más en internet donde no están tocando las prendas que van a comprar. Por suerte ella lo tiene claro y va a trabajar en ello creando contenido para su blog. Nosotros la animamos en este proceso.

¿Qué ha pensado transmitir? Lo primero de todo se encarga de hacer un ejercicio de recopilación de información. Quiere estar a la última en tendencias de moda, seguir a blogueras e influencers de renombre y visitar ferias de moda. Con ello, la idea que tiene es contar historias a partir de la combinación de prendas de vestir (outfit lo llaman) con la idea de crear una necesidad a las clientas y que acaben comprando sus productos. ¿Qué os parece? ¿No es mala idea no? A partir de ahí creará sus contenidos. Conseguirá poco a poco posicionarse en el mercado.

 

La estrategia de contenidos

Es la siguiente fase del proceso. Necesitamos hacer algo para tener un resultado. Tenemos que marcarnos un objetivo para saber si lo que estamos haciendo nos está dando los beneficios esperados.

Por tanto, tenemos que marcarnos unos objetivos a cumplir con nuestra estrategia de contenidos. Pero hay que ser realistas, sensatos y coherentes. Además estos objetivos tenemos que medirlos para saber si lo hemos cumplido. No es lo mismo decir que quiere tener más visitas a mi web que decir que quiero tener 1.000 visitas en los próximos 6 meses.

Lo más importante de todo, es ser realistas. No vale proponerse unos objetivos muy ambiciosos y que luego no se cumplan. Mejor ir poco a poco que morir en el intento. Algunos ejemplos podrían ser:

  • Aumentar visitas: conseguir 100 visitas en un mes en el plazo de 6 meses.
  • Aumentar ventas: vender un 5% más en los próximos 2 meses.
  • Aumentar interés: que el número de solicitudes de información se incremente un 20% en el siguiente año.

Una vez que ya hemos definido lo que queremos conseguir con nuestra estrategia de contenidos, es hora de ponerse a ellos. Empieza por decidir qué contenidos crear y cómo los vas a transmitir teniendo siempre en mente el objetivo o los objetivos que has marcado.

Te vamos a proponer una serie de recomendaciones para esta función:

  • Explica todo de forma clara y que se entienda. Una buena opción puede ser pasarles el contenido antes a tus conocidos para que te den su opinión.
  • Cuenta cosas del día a día. No intentes desde el primer momento convertirte en un gurú. Los usuarios empatizan más con empresas que les solucionen problemas cotidianos.
  • Siempre habla de aquello que sabes y dominas. No te salgas de tu campo de actuación porque lo percibirán los usuarios de manera negativa.

Antes de terminar, vamos a pasar a la acción. Es hora de fijar un día y una hora para crear nuestro contenido.

 

El plan y el calendario

Mejor si te planificas por escrito. Plásmalo en un documento y en un calendario porque al final el día a día nos come y no podemos dejar atrás esta tarea.

Configura la creación de contenidos como una actividad más de tu empresa y con la importancia que se merece. Planifica con tiempo y con coherencia. No te propongas a crear contenido todos los días si no lo vas a hacer. Lo que planifiques que sea para cumplirlo.

En tu plan y calendario estipula los días que vas a publicar contenido y la temática del mismo.

 

Conclusión

Pues ya tenéis tarea por delante. Estamos terminando el año y es un buen momento para parar y planificar el próximo año.

El contenido hoy en día es una de las estrategias que más y mejor funcionan hoy día en Internet. Hay que trabajar mucho en este ámbito pero poco a poco conseguiréis posicionando vuestra marca y negocio en Internet de una forma natural.

Hay mucha gente que no lo ve así y no quiere dedicar parte de su tiempo en este cometido. Sin duda hay otras opciones pero esta opción nos ofrecerá un posicionamiento duradero en el tiempo porque estamos consiguiendo calar poco a poco en nuestros usuarios. Al final, se deja en ellos esa huella necesaria para que te recuerden y acuandan a tus productos o servicios en el momento que lo necesitan. De cualquier otra forma seremos una más de las empresas que existen y viven por Internet pero sin conseguir lo esperado.

Recuerda también que, aunque hayamos hecho más hincapié en el contenido de tu web, puedes aplicar el mismo concepto al contenido de tus redes sociales, de tus campañas de email marketing, o de cualquier otra acción publicitaria que realices. Veremos cómo trabajar el contenido en otros medios más adelante.

Lo importante siempre es ofrecer contenido de valor y relevante. Que motiven a los usuarios a adquirir tus productos o servicios que, al final, es el objetivo principal que tiene nuestra empresa en Internet.

Para lo que necesites aquí estamos. Recuerda siempre que el contenido es el rey.