Según la RAE (Real Academia Española) repetir es decir o hacer lo mismo una y otra vez. Está claro que todos sabemos lo que significa repetir, pero no está de más refrescar el concepto para aclararnos antes de meternos en faena. Aplicado al mundo de la informática, nos encontramos con un bucle en el que se repite un fragmento de código. Este fragmento de código se repetirá siempre igual mientras que una variable X no alcance a un valor determinado.

Esto es un gran problema si lo extrapolamos al mundo de las redes sociales. Concretamente a la repetición constante del mismo contenido. Por ejemplo, publicar siempre ofertas es nuestras redes, sin publicar nada más, es estar en ese bucle donde la variable X tiende a infinito.

Estamos constantemente haciendo referencia a que los usuarios de las redes sociales se han vuelto muy exigentes de cara a empresas/marcas. Ha llegado un punto en el que, para seguir un determinado perfil de empresa/marca deben de recibir algo más que simple contenido de promociones, ofertas, descuentos, productos….

Por eso, hoy os venimos hablar de esto. De la repetición. No podemos hablar siempre de lo mismo. Tenemos que ser creativo y creativa. Debemos estrujarnos la cabeza o de que otros se la estrujen por nosotros. Sobre todo, mostrar lo mejor de nuestra marca/empresa. Salir de nuestra zona de confort en la que no queremos arriesgarnos y crear algo impactante para nuestra comunidad.

El refrán divide y vencerás viene a decirnos que para resolver un problema complejo es mejor dividirlo en problemas más pequeños para alcanzar el éxito. No pasa igual con el repite y vencerás. Todo lo contrario. Sería más bien el repite y perderás. Como vimos en el post 15 errores que debes evitar en la gestión de las redes sociales de tu empresa, uno de los errores más comunes que hoy día comenten empresas y marcas en redes sociales es repetir siempre el mismo contenido. Hoy, vamos a intentar quitarte esa idea de la cabeza. Hoy vamos a hablar sobre el problema de repetir siempre el mismo contenido para ofrecerlo a nuestra comunidad.

NO TODO ES HABLAR DE COMPRAS Y VENTAS

Seguro que si te paras un minuto y analizas el contenido que has publicado en las redes sociales de tu empresa en los últimos seis meses, casi el 90% de tus publicaciones harán referencias a uno de estos dos temas: ofertas y promociones y productos. El 10% restante se puede considerar, hasta incluso, contenido irrelevante.

Quizás, este problema radica en que has intentado imitar a otras empresas a las que le ha funcionado esta estrategia. Quizás sea problema de falta de tiempo o, incluso, falta de motivación o ganas. Puede que, quizás, no sepas cual es el contenido que mejor se adapta a las necesidades de tu público objetivo. O, quizás, no sepas hacerlo de otra forma o, simplemente, no quieres hacerlo de otra forma.

Es evidente que, el principal objetivo con el que empleamos las redes sociales para nuestro negocio es como un canal de comunicación que incite a los usuarios a la compra de nuestros productos o a la adquisición de nuestros servicios. Pero, además, las redes sociales nos permiten llegar a nuestro público objetivo independientemente del lugar en el que se encuentre. Nos permiten, también, persuadirlo y hacer que nuestra empresa o marca esté en su top of mind de cara a futuras compras.

Por todo ello, no debemos caer en la rutina de compartir con esos usuarios, que se han interesado por nuestra marca o empresa, contenido que se base solamente en compras y ventas. Habla sobre más temas. Infórmales sobre novedades, tendencias, opiniones…. Intenta sorprenderlos. Por ejemplo, si eres un restaurante, está muy bien que publiques ofertas y promociones para atraer más público a tu local. Pero, además, intenta darles recomendaciones sobre frutas y verduras de temporada, habla sobre recetas, acércales experiencias gastronómicas de otras ciudades… En definitiva, llama su atención de forma que se acuerden de tu empresa siempre que hablen sobre restaurantes o gastronomía.

LAS PROMOCIONES ESTÁN BIEN, PERO HASTA CIERTO PUNTO

Otro problema con el que aburrimos a nuestros seguidores es recordándoles continuamente que tenemos promociones, ofertas o descuentos. Puede, incluso, que nos perciban como desesperados por vender cualquier producto a precios muy bajos. Entramos en la batalla de los precios. Entramos en un punto de no retorno para nuestra empresa.

Las promociones es una buena estrategia para captar y fidelizar clientes, pero hay que tener cuidado en cómo se gestionan. Si, continuamente, estamos con promociones o descuentos, los usuarios asumen que el precio real al que establecemos nuestros productos puede que esté muy por encima de lo que realmente cuesta. Aunque esto no sea así, es la imagen y percepción que reciben los usuarios.

Además, cuando estamos en promociones, nos encargamos de machacar al usuario con lo mismo. Nos olvidamos de que el mundo gira más allá de los descuentos que les ofrecemos a nuestros clientes. No hay que perder el rumbo e id a la desesperada con tal de vender. Vender hay que vender, eso está claro, pero es mucho mejor posicionarse bien en el mercado para que nuestra empresa no esté siempre compitiendo en precio si no que compita en calidad de productos y servicios.

Por eso, planifica bien las campañas de descuentos y promociones y no vayas a salto mata y a la desesperada para no dar la impresión de estar sediento o sedienta de ventas. Puede que esto, además, sea perjudicial para tu negocio ya que tus clientes pueden molestarse porque los precios de tu empresa cambian constantemente sin justificación aparente.

Por ejemplo, un mes cualquiera, en el que no haya período de lanzamiento de productos o época de rebajas, tu empresa tiene un producto a un precio X. Durante el mes, no vendes lo que estimaste. Le bajas el precio sin justificación. Vendes alguna unidad más ese mes. Pero, a la desesperada, le vuelves a bajar el precio al final del mes para conseguir las ventas deseadas. ¿Cómo percibirán tus clientes esta bajada de precios sin previo aviso? Sin duda, su percepción será que les estás tomando el pelo porque han pagado un precio por algo que, en realidad, no tenía ese valor sin justificación alguna. Piensa en ello antes de actuar así.

NO TODO GIRA ALREDEDOR DE TUS PRODUCTOS O SERVICIOS

Vivimos en una sociedad en constante cambio. Cambian las ideas, los pensamientos, los principios, las tendencias, las modas… En esta época de cambio, debemos darnos cuenta que no todo debe girar en torno a nuestros productos o servicios. Más allá de eso hay mucho mundo. Los usuarios utilizan, en gran medida, las redes sociales para mantenerse informados. Es, al fin y al cabo, una fuente de información y conocimiento. Por tanto, debemos aprovechar ese uso de las redes sociales para atraer público a nuestro negocio.

Ofrecer información de valor a tus seguidores es un plus para conseguir que se conviertan en clientes reales. Háblales de lo que haces o vendes. Compara productos o explica las características de los mismos. No temas a compararte con tu competencia. Utiliza esta información para destacar sobre ella. De esta forma, evitarás caer en el temido bucle del precio.

Si vendes ropa, habla de moda, de las tendencias actuales, de cómo se recuperan prendas del pasado, de lo que recomiendas a tus seguidores más allá de tus productos. Intenta jugar un poco con ellos. Dialoga. Conócelos y sabrás que venderles y cómo venderles. Una buena estrategia para empezar es la depuración de contenidos donde amplíes información de otras empresas o, simplemente, muestres un discurso en desacuerdo para ofrecer al usuario otro punto de vista y, así, puede escoger libremente entre una u otra opción.

No te lleves las manos a la cabeza con lo que te decimos. Este es el verdadero juego que hay detrás de la estrategia digital. Podemos fabricar o vender los mejores productos del mercado, pero, si no sabemos jugar a este juego de nada nos servirá porque habrá un competidor que juegue mejor y se lleve el gato al agua.

SÉ CREATIVO, UTILIZA EL ENSAYO-ERROR

Ha llegado el momento de que te pongas manos a la obra. Quizás no sepas por dónde empezar o quizás prefieres buscar aliados que te apoyen en este cambio que debes abordar. Si optas por hacerlo tú, no temas a equivocarte. Prueba cosas, analiza los resultados y estudia a tu público. Solo así podrás ser capaz de conocer qué esperan de tu empresa o marca.

No temas a ser creativo o creativa. Quizás te sorprendas de cómo reaccionan tus seguidores ante determinados contenidos. Realiza tests A/B para afinar mejor tu estrategia.

Las pruebas ensayo-error son nuestra mejor arma. Gracias a ellas, podremos probar estrategias para id conociendo mejor a nuestra audiencia. Es la mejor forma de alejar de nuestra cabeza ideas que no tienen sentido y descubrir otras que de verdad nos aportarán mucho valor. Por tanto, no temas equivocarte y, sobre todo, si algo no funciona no lo utilices. No te enfrasques en algo que, aparentemente, puede ser atrayente pero que, en definitiva, no te está generando ningún valor.

ANÁLISIS CLÍNICO DE TU CONTENIDO

Antes de terminar, ten claro una cosa. Mide y analiza todo lo que hagas en redes sociales. Solo así serás capaz de conocer lo que mejor funciona de tu estrategia. Si algo bueno tienen los medios digitales, es la capacidad de aportarnos mucha información sobre los resultados de nuestra estrategia. Por tanto, no subestimes esta medición y ponte a utilizarla de verdad.

La analítica es buena, además, para conocer el grado de cumplimiento de tus objetivos. Es decir, si te has propuesto alcanzar, por ejemplo, una comunidad de 500 seguidores en los próximos 6 meses, tendrás que ver si se están cumpliendo o no tus expectativas y, sobre todo, saber por qué no se están cumpliendo.

No dejes pasar este aspecto en tu estrategia. Es, sin duda, de lo más importante que tienes que tener en cuenta. Con datos objetivos, conocerás mejor tu audiencia y a tu público para, así, poder venderle aquello que necesitan en el momento adecuado.

CONCLUSIÓN

La repetición de ideas y contenido es nuestra espada de Damocles. Si algo funciona, no está de más explotarlo al máximo, pero de forma comedida. Pero, sin embargo, si algo no funciona ¿para qué volverlo a utilizar?

Esta idea, aplicada a las ventas de tu negocio, se traduce en que no podemos pretender atraer público a nuestros productos ofreciendo siempre lo mismo y, además, lo mismo que nuestra competencia. Por supuesto, hay que tener en cuenta que no todo vale y, sobre todo, que aquello que les funciona a tus competidores no tiene porqué funcionar para tu empresa.

Si has llegado hasta aquí, es porque necesitas dar ese cambio radical a tu estrategia. Te has propuesto coger las riendas de tu negocio y empezar a planificar lo que quieres conseguir y cómo lo quieres conseguir.

En esta planificación, apunta que repetir contenido e ideas es una acción que debes evitar a toda costa. Por ejemplo, nos referimos a que en los medios sociales de tu empresa o marca siempre publiques contenido de productos y ofertas o promociones. Estamos seguros que tu empresa tiene mucho que aportar a la sociedad. Cualquier idea, por absurda que parezca, puede dar lugar a que resuelva algún problema para una persona.

Por tanto, te animamos a que des una vuelta de tuerca a tu estrategia. Que seas valiente y que pruebes cosas nuevas para que tus seguidores no se aburran de ti y cambien rápidamente a la competencia. Es el momento de actuar, de ser creativos y creativas. No hay que tener miedo, hay que arriesgar. Tenemos que probar cosas nuevas. De conocer de verdad nuestra comunidad. Y, sobre todo, de analizar todo para afinar tu estrategia y que, cada vez más, las redes sociales permitan que tu negocio crezca exponencialmente y consigas tus objetivos.

A partir de ahora, solo te decimos que somos tu aliado perfecto para ayudarte a llevar a cabo todo lo que te decimos. Podemos ayudarte y planificar aquello que de verdad necesita tu negocio para crecer. Si estás decidido a explorar nuevos caminos, te ofrecemos nuestra consultoría gratuita de 30 minutos donde podremos hablar de lo divino y terrenal y sacar conclusiones sobre el devenir de tu empresa o marca. ¿Te sumas al cambio?